domingo, 6 de agosto de 2017

¿Cómo se hace una máscara mortuoria?

La máscara mortuoria (aunque según la RAE el término más correcto sería el de "mascarilla funeraria"), es una copia fiel del rostro de una persona fallecida. Se emplea una técnica de vaciado en yeso y luego reproducido por medio de materiales fluidos con un punto de fusión bajo como cera de abejas o este material combinado con otros, como ciertos tipo de resina. Se obtiene así un retrato en tres dimensiones del rostro del difunto.

Desde la Edad Media se vienen realizando máscaras mortuorias para los Reyes, si bien esta costumbre se fue luego extendiendo a otras capas de la scoiedad. No obstante, hay que destacar que es una costumbre funeraria que data desde los Antiguos Egipcios y los Romanos, que se referían a ella como majorum imagines. Se cree que la expresión podría provenir del término latino Mascus que significa fantasma. 


En la antigua Roma,el cuerpo de Julio César fue cubierto con materiales endurecedores y luego vaciado en cera de abejas para ser exhibido a los pies de Marco Antonio en la escalinata del Senado . En el antiguo Egipto, durante la época posterior a la dinastía Ptolemaica la técnica fue construir sarcófagos con el retrato del difunto en él. 


La tendencia continuó expandiéndose en Europa, particularmente entre los siglos XVIII y XIX gracias a las teorías basadas en la antropometría, las cuales trataban de discernir rasgos de inteligencia o criminalidad a partir de las marcas y formas del rostro. Ello condujo más adelante a hacer moldes de personas vivas.



En la Alemania nazi, el rostro del alto dignatario de las SS, Reinhard Heydrich fue objeto de un tratamiento de máscara mortuoria. Actualmente, la policía forense utiliza esta técnica para reconstruir rostros de víctimas y victimarios usando avanzadas técnicas informáticas. También es usada esta técnica para hacer copias vivas de rostros de personas en vida usando polímeros tales como resinas, poliuretanos, etc. Muchos personajes históricos han dejado un legado post mortem de su rostro.




Benjamin Disraeli


Dante Alighieri


Dante Gabriel Rosetti


Edmund Burke


Felix Mendelssohn


Heinrich Heine


Enrique IV


Jean Paul Marat


Jonathan Swift


León Tolstoi


Maximilien Roberpierre


Oliver Cromwell


Richard Brinsley Sheridan


Samuel Taylor Coleridge


Isaac Newton


Walter Scott


Thomas Paine


Ulysses S. Grant


Henry Jon Temple Palmerston


Walt Whitman


William Makepeace Thackeray


Abraham Lincoln


Benjamin Franklin


David Garrick


George Washington


Johann Wolfgang von Goethe


John Keats


Ludwig van Beethoven


Robert E. Lee


William Wordsworth

2 comentarios:

Kenneth Arteaga dijo...

Wow. Es muy interesante saber cómo lucían grandes artistas, es una forma de conservar antes de que existieran las fotografías lo que lo hace más bello y talentoso. Aunque sinceramente, no me parecen caras comunes, tienen algo sorprendente.

Madame Macabre dijo...

Kenneth Arteaga - Es una práctica mortuoria que ya se ha perdido, pero resulta muy interesante saber cómo se hacía :D.

Muchas gracias por comentar :)