martes, 3 de julio de 2012

Góticos adultos: cuando caemos en un punto muerto estético. ¡Cómo volver a enamorarnos de nuestro estilo!

Con el transcurso del tiempo nuestro estilo evoluciona a la par que nosotros mismos. En la edad adulta debemos adaptarnos, por un lado, al código de vestuario de nuestro lugar de trabajo, y por otro mantener un estilo sofisticado y práctico para la vida diaria donde podemos permitirnos vestir más acordes con nuestras preferencias, sin olvidar aquellas veces (conciertos, salidas, eventos, ocasiones especiales, etc...) donde no queremos renunciar a nuestro look más elaborado.

Con todo, corremos el riesgo de caer en la rutina. Pues aunque hayamos pasado la fase adolescente y nuestro estilo haya sufrido cambios importantes en los años recorridos, llegamos a un cierto momento donde podemos sentir que hemos llegado a un punto muerto. No se trata de una "crisis de estilo" (que ya tratamos anteriormente), sino del sentimiento de que queremos seguir avanzando, pero no tenemos muy claro en qué dirección. Nos hemos quedado sin ideas frescas, nos da pereza arreglarnos y estamos estancados en la búsqueda de un punto intermedio entre algo personal, elegante, práctico para nuestro día a día que nos permita romper con nuestro "uniforme de trabajo".



1 - Haz una limpieza inteligente de tu armario: comienza retirando las prendas que consideres demasiado gastadas, ya que tendemos a guardar cosas cuyo uso está más que aprovechado y están tan viejas que ya no podemos ponérnoslas.

A continuación retira esas prendas que llevas años sin ponerte porque dejaron de gustarte, las has utilizado tantísimo que ya te aburre ponerte siempre lo mismo, ya no te están bien por una cuestión de peso (porque adelgazaste o engordaste en relación a cuando te la compraste y ya no te quedan bien) o por cualquier otra razón que consideres oportuna. 

Para hacer esto es necesario realizar un buen examen de conciencia y ser realista consigo mismo. No significa que tengas que tirar todas estas prendas (siempre que estén en un estado aceptable). Puedes guardarlas porque tengan un valor especial para ti, porque piensas que alguna de ellas pueden servirte más adelante o porque te pueden servir para hacer algún arreglo. Pero es útil que retires del armario todo aquello que verdaderamente no usas y que te está ocupando espacio.


2 - Elabora una lista de cosas que necesites: después de haber analizado atentamente tu armario, llega la hora de ver si hay cosas que te hagan falta. Elabora una lista teniendo en cuenta tus preferencias, tu estilo,  tus colores favoritos, etc... Distingue entre prendas básicas a las que puedes dar muchos usos distintos (tanto para el trabajo como para tu tiempo libre) y aquellas prendas que únicamente vas a utilizar en tu tiempo libre por no ceñirse al código de vestir de tu lugar de empleo. Para este segundo tipo puedes permitirte prendas que tengan un estilo gótico muchísimo más marcado.


3 - Examina las tiendas concienzudamente y prueba cosas nuevas: dado que tratas de renovar tu vestuario, no te dejes ningún rincón de tus tiendas habituales sin mirar pues puedes encontrar cosas interesantes tanto en la sección joven como la sección de adultos. Si lo que buscas son cosas para llevar en tu tiempo libre, cuando no tienes que ir de ""uniforme de trabajo", ve más allá de la típica prenda básica que te pondrías para el trabajo. Porque estás buscando renovar tu armario para aquellos momentos en los que puedes vestir como más te guste. Así que no tengas miedo de retomar tu estilo más llamativo con una estética oscura mucho más marcada. A veces el vernos obligado a suavizarlo hace que lo dejemos "olvidado", y no está mal volver a enamorarnos de él.

No tengas miedo a probar cosas nuevas que amplíen las posibilidades de tu armario y te permitan probar nuevos estilos. Por ejemplo, probar qué tal te quedan unos leggins, una chaqueta, un tipo de pantalón distinto o un vestido que normalmente dejarías en la percha. Al probar cosas diferentes puedes llevarte una sorpresa, pues a veces no sabes cómo realmente quedan las cosas hasta que te las pruebas. No obstante, evita aquellas cosas que te van a hacer que te veas como un "adulto vestido de adolescente". Es bueno probar cosas diferentes, pero también hay que ser consciente de que a ciertas edades, determinadas prendas ya no nos van a quedar tan bien.




Todo lo anterior también es válido para el maquillaje y el peinado. A causa de tu trabajo probablemente te hayas acostumbrado a maquillarte de forma muy suave y a un peinado muy sencillo. Pues en tu tiempo libre lo que tienes que hacer es dar rienda suelta a la creatividad de la que normalmente no puedes hacer uso. Si te gusta maquillarte, utiliza un maquillaje más recargado, prueba un color de labios intenso o una nueva sombra de ojos, etc... Simplemente, dedícale un poco más de tiempo y haz lo que más te guste. Y en cuanto al peinado es lo mismo. Si en tu trabajo te ves obligado a llevar el pelo recogido, prueba con algún peinado diferente, añade algún detalle como pasadores o minihats o simplemente suéltate el pelo y disfruta de él.


Sobre el pelo precisamente, el hecho de que tengas que suavizar los colores que empleas no significa que no puedas tenerlo de una forma que se acomode a tus gustos. Si eres de aquellas personas a las que les gusta teñirse el pelo puedes hacerlo, pero siempre dentro de límites que resulten compatibles con tu trabajo. Prueba tonos diferentes: además del clásico negro, tienes el marrón chocolate, el caoba o el violín si te gustan los tonos oscuros. Y si te gustan los claros, potencia los pelirrojos y los rubios.

4 - Visita las tiendas góticas: que hayas pasado la edad adolescente no significa que tengas que prescindir de estas tiendas ni de sus prendas. Aunque son caras, no vamos a negar que en ellas muchas veces encontramos esa prenda que hacía tiempo que buscábamos. Visitando estas tiendas puede que percibas un sentimiento renovado hacia volver a llevar prendas con un estilo gótico muy marcado, las cuales habías dejado de llevar por cuestiones de trabajo o por pereza. Cuando yo visito alguna tienda gótica, al ver todas esas prendas tan bonitas con sus encajes, hebillas, cordones y tantos otros detalles, surgen muchas ideas nuevas en mi cabeza.

Si en tu ciudad no existen tiendas físicas, prueba con las tiendas virtuales, donde también podrás encontrar prendas interesantes que renovarán tu ideas.





5 - ¡Busca la inspiración en todas partes! Consulta páginas de internet sobre la subcultura gótica, webs personales de cantantes o actores cuyo estilo te guste particularmente y de los que puedas sacar elementos de inspiración, mira blogs donde la gente cuelga fotos de looks góticos, visita páginas de moda y tiendas de ropa gótica... De todos estos lugares, tanto aquellos que se dedican a la subcultura gótica como aquellos que hablan de moda en general, puedes sacar buenas ideas. Y me refiere tanto a nuevas formas de combinar tus prendas como a nuevas formas de maquillaje, peinados o a ideas sobre futuras nuevas prendas.



6 - ¡No seas perezoso! Muchas veces hemos dejado atrás nuestro estilo por una cuestión de pereza. Acostumbrados a vestir de determinada manera el resto de la semana, puede darse la situación de que nos dé pereza arreglarnos como solíamos hacerlo antes. Superar eso, depende mucho de uno mismo. Ve poco a poco, volviendo a retomar el gusto por arreglarte y por ponerte aquellas prendas que habías dejado de usar, por volver a utilizar complementos y esas cosas. Con el tiempo, es probable que recuperes el entusiasmo por vestirte, combinar prendas y ese tipo de cosas. El hecho de arreglarte no significa que tengas que limitarlo al trabajo o a ocasiones muy especiales. Puedes hacerlo en tu tiempo libre porque vayas a ir al cine, a visitar un museo, a quedar con unos amigos. Lo importante es que vuelvas a sentirte bien contigo mismo y con tu estética.


Bueno, espero que todos estos consejos os hayan sido de ayuda. Como siempre, suelen ser reflejo de mis experiencias personales, por lo que espero que les encontréis utilidad. Espero que estéis disfrutando de vuestras vacaciones para aquellos que las tengáis y/o de las rebajas. Para las próximas entradas prometo ponerme al día con cosas de maquillaje y nuevas compras ;).

14 comentarios:

Celina dijo...

Hola Madame!!!

Magnifica entrada. Me ha servido de muchisimo pues justo estoy en esta fase que lo juro, no es por pereza pero si por falta de ideas. Mi trabajo me absorbe tanto y me seca el cerebro que por la mañana solo me cubro con la ropa que tengo, no me VISTO como quisiera sino como debiera hacerlo y no disfruto mi dia ni mi trabajo porque no me disfruto yo. Igual de compras busco lo que pueda llevar a la oficina y que me quede, ni me pruebo la ropa en la tienda (error!!) pero en México decimos que "tengo cuerpo de pordiosera" y confio en eso y si es la talla la ropa me queda pero no siempre me luce como seria lo correcto. Definitivamente tengo que seguir tus consejos y hacer algo por mi porque bien sabe Dios que problemas tengo (tenemos) un montón como para por lo menos no ser feliz al mirarme al espejo.
Un beso!

Madame Macabre dijo...

Celina - Ése es el espíritu, hay que animarse y esforzarse por nosotros mismos, pues en caso contrario, ¿quién lo hará? Y como muy bien dices, por lo menos que te sientas feliz cuando te ves al espejo y contenta contigo misma.

Entiendo muy bien a lo que te refieres con lo de que las cosas no siempre quedan como deberían, creo a todas nos ha pasado. Pero no desfallezcas, seguro que recuperas la ilusión y que también encuentras cosas que realmente te llenen, que te hagan feliz cuando te las pongas.

Un beso y gracias por comentar, me alegra que te haya gustado la entrada n_n.

Anónimo dijo...

Asi es, a todos nos ha pasado eso alguna vez y más todavía cuando se es adulto joven, me incluyo porque aunque no llevo tantos años con mi estilo oscuro, mi etapa de adolescencia era lo mas fome XD, incluso hace poco agarre y bote un monton de ropa antigua y que ahora la miraba y decia "como me ponia esto" jaja,es lo tipico que pasa.... pero en lo personal no creo que me canse de vestir "oscura" pero tambien me da la crisis de no saber que ponerme y que combinar, por ej. al vestir casi todos los dias con algo negro da la sensacion de estar siempre igual, es por eso que el toque de color es clave.Para inspirarme no dejo de mirar las tiendas y reconozco que he visto prendas hermosas, sobretodo en la seccion de adulto juvenil...en resumen, es normal sentir a veces algo de aburrimiento del dia a dia por no saber que ponerse,solo hay que jugar y saber combinar una misma prenda adaptandola al estilo que deseamos... ;)

un abrazo!!
Su

meinherzbrennt000 dijo...

Hola Madame en otra entrada te pedí consejo sobre un tinte rojizo, soy de piel muy blanca ligeramente amarillenta de esas que un tinte negro me hace ver enferma. Tengo ojos cafés de un tono intermedio y mi cabello natural es castaño oscuro. He buscado muchas "inspiraciones" de color, te comento las que más me han gustado; Helena Bonham Carter en dark shadows, Simon Simons, la chica de paramore, Michael Ammot de arch enemy, Thor de morbid angel, la modelo Lydia Hearst en una portada de la revista Elle México, Gillian Anderson en la época de expedientes x y hasta Sheamus un luchador de WWE. Otra gran duda es si las cejas deben mantenerse naturales o unificarse con el cabello. Como aún estudio nadie me exije todavía una cierta imagen y busco suavizar mi look poco a poco, no estoy lista para ser tan natural y sutil de golpe. Te voy a agradecer mucho tu opinión y tus consejos. Saludos!

Madame Macabre dijo...

Su - Creo que a todos nos ha pasado, o nos pasará, eso de ver algo y luego pensar "¿cómo he sido capaz de ponerme eso?" XD.

Desde luego es muy importante no aburrirse de uno mismo. Y el problema de combinar las prendas y encontrar looks que nos gusten y nos sienten bien, nos pasa a todos. Por eso es bueno mirar muchas cosas diferentes y probar distintas manera de combinar las prendas. Que no parezca que llevamos siempre lo mismo ;).

meinherzbrennt000 - Pues con las indicaciones que me has dado te aconsejaría que eligieras un tono pelirrojo oscuro como un caoba o un violín. Si te pones un pelirrojo de la gama anaranjada (estilo Simone Simons), dará la sensación de que tienes una piel amarillenta y enfermiza. Los pelirrojos anaranjados quedan bien a las pieles muy blancas, lo que no es tu caso.

Te aconsejo un pelirrojo oscuro porque te va a hacer un tono de piel mucho más bonito, te va a dar mucha luz y te va a resaltar el color de ojos. Te lo digo por experiencia propia, porque tus rasgos son similares a los míos, y cuando me he puesto el pelo caoba o violín me quedaba muy bien. En cambio cuando el pelo se me aclara un poco en verano por el sol, me da peor aspecto.

Sobre las cejas, no es imprescindible teñirlas. Hay mucha gente que cambia radicalmente de color de pelo, no se tiñe las cejas pero no por ello se ven mal. Yo no me teñí las cejas y el aspecto final era bueno porque al fin y al cabo te mantienes dentro de los tonos oscuros. No es tan escandaloso como una rubia teñida con las cejas negras.

Espero haberte ayudado, seguro que quedarás preciosa :D. Saludos n_n.

reusense dijo...

¡Oh, lo de hacerse primero adulto y, luego, simplemente mayor! La verdad es que, seas o no gótico, a veces pesa un poco.
Bien, sólo decirte que, por fin, tengo más de una entrada en mi, por ahora, un poco desangelado blog -estoy casi en período de prueba-.
Le he puesto el -un tanto rimbombante- nombre de "La caída de Constantinopla", pero como no pensé que semejante tema tenía ya en la red bastantes webs -y eso que yo busco mucha información sobre historia, y ya lo sabía de antemano-, para encontrarlo, mejor buscar como:
lacaidadeconstantinopla2.blogspot.com/
aunque creo que ya te saldrá antes; sin espacios ni mayúsculas ni nada. Y lo del nº2, pues no sé, imagino que ya alguien utilizaría ese título en otro blog.
Hasta pronto.
P.D. De las 3 entradas, una es presentación, y las otras, un relato que he traducido como mejor pude, pero primero saldrá la segunda parte, así que ve a la lista de entradas de julio, para ver antes la 1ª parte.

Madame Macabre dijo...

reusense - Hola, me alegra leerte de nuevo. Yo creo que es un gran nombre, mejor algo rimbombante que algo anodino, así la gente se acuerda más fácilmente. Yo estuve varios días dándole vueltas al nombre de mi blog. Y al final escogí este porque tenía buena sonoridad, era fácil de recordar y resultón :D.

Enseguida voy a echarle un vistazo ;).

meinherzbrennt000 dijo...

Muchas gracias por tu sugerencia, por eso quería preguntar porque iba en la dirección equivocada con el tono. Espero hacerme el cambio en los próximos días que ya me urge verme diferente. Saludos!

Madame Macabre dijo...

meinherzbrennt000 - Ah, te entiendo perfectamente ;). Espero que te quede bien, ya me contarás :D. Un saludo.

Ínfila dijo...

Justamente eso lo hice hace pocos años, y ahora creo que lo volveré a hacer. Tengo prendas que ya ni me acordaba que las tenía, pero que me gustan porque son bonitas, pero no sé cómo combinarlas o lo que has dicho, están muy gastadas.

Hace poco descubrí otra tienda de ropa gótica aquí en Barna, y ne enamoré. Además, el sábado pasado por fin pude comprarme algo que deseaba desde hace tiempo. Una camisa gothic lolita y un underbust, yupi!

Sinister_Devil dijo...

Qué gran razón tienes!!!
Debería hacerte caso pero ya porque me pasa exactamente eso... Últimamente mi vida "social" está algo mermada y me da muuucha pereza arreglarme para ir al trabajo donde tengo que ponerme uniforme para luego volver a cambiarme y volver a casa sin poder "lucirme" (que se me entienda, no me visto para que me observen), aparte que yo soy de las que viste recargada y no me sería cómodo ir así al trabajo y tener que quitarme las mil capas de ropa y complementos...
Y, por ese motivo, siempre me pongo lo mismo, porque tal como me lo quito lo guardo en el armario y queda en la parte de arriba, así que a los pocos días vuelvo a coger lo mismo y siempre visto igual...
A ver si paso a la acción de una vez y hago limpieza y reordenación de ropa...
¡Muchas gracias por tu inspiración guapa!

Madame Macabre dijo...

Sinister_Devil - Yo hago limpieza de ropa cada cierto tiempo. Hay cosas que guardo porque pienso que pueden servir para algún proyecto de costura.

A mí me ha pasado algo parecido, que también he caído en una cierta rutina. Lo que trato de hacer para animarme en esos días libres y verlos como oportunidades para llevar algo diferente. Ánimo y no pierdas la ilusión ;).

Muchas gracias por comentar.

Nébula dijo...

Interesante entrada.
No sé si lo mío es un punto muerto, pero hay cosas que has escrito que me han llegado dentro xD ya que he pasado/estoy pasando una etapa en la que guardas ropa que no quieres tirar porque te da pena o le tienes cariño (esto último es lo que me pasa) pero que no me pongo con la frecuencia y la pasión de antes (incluyendo ciertos accesorios) debido a varios motivos.

En mi caso Hay una mezcla de punto muerto y de querer pasar desapercibida, ya que donde vivo resulta muy llamativo la forma de vestir gótica/alternativa y ya no estoy para miradas o llamadas de atención porque simplemente no estoy por la labor y ahora he suavizado la indumentaria, eso si, manteniendo el color negro con tonos rojos y permitiendo la entrada a prendas más "comunes".

Por otro lado; creo que todo esto se reduce a una fase de madurez o cambio en el que freno ese afán de exposición para reservarlo a mi misma y usarlo para mi regocijo creativo. Además que la madurez te enseña a que el hábito no hace el monje y que si tu filosofía de vida es gótica o de cualquier otra índole con su música, literatura, arte, etc, lo seguirá siendo aunque te vistas como el más común de los mortales.

Bueno, eso es lo que hay.
Me encanta tu blog :D

Madame Macabre dijo...

Nébula - Muchas gracias, me alegra que la entrada te haya servido ;).

Lo cierto es que cuando llegas a cierta edad sufres un cambio algo drástico: necesitas redefinirte un poco desde un punto de vista más adulto, no tienes esa necesidad de llamar la atención y quieres simplificar. Sin perder tu estilo y sin que ello sepa caer en lo anodino. Pero desde luego es falso creer que es un estilo es mejor cuanto más recargado. Hay tantos estilos como personas y cada uno va definiendo el suyo.

Me pasa igual que a ti cuando llega la hora del cambio de ropa verano-invierno o viceversa. Hay cosas que ya no pongo desde hace años, pero me cuesta pensar en deshacerme de ellas... Siempre quieras pensar que ya te la volverá a poner algún día, pero qué va... XD.

Muchas gracias por comentar :).