martes, 25 de mayo de 2010

Reseña TV: Bleak House.


Título: Bleak House.
Basado en: "Bleak House" de Charles Dickens, su novena novela, publicada entre 1852 y 1853.
Género: Drama, Romance, Histórica, Suspense.
Año: 2005.
Número de capítulos: 15.
Directora: Susanna White.
Intérpretes: Anna Maxwell Martin, Denis Lawson, Carey Mulligan, Gillian Anderson, Charles Dance, Patrick Kennedy, Burn Gorman, Hugo Speer.
Valoración: 9/10.

"Bleak House", cuyo título significa en español "Casa desolada", es una fantástica serie de televisión que recoge con gran acierto la esencia de las novelas de Dickens. A partir de un elemento principal y común a gran parte de los personajes principales, estos se van relacionando entre si, abarcando personajes de toda condición social, desde la alta nobleza al mendigo de la calle, y con personalidades muy diversas.

El elemento inicial y conductor del argumento es un juicio sobre una cuantiosa herencia. Al existir diferentes testamentos y mal redactados, es necesario que los tribunales determinen a quien corresponde la herencia, a la cual ansían multitud de pretendientes. Este caso, conocido como "Jarndyce y Jarndyce", es el que pondrá en relación a los personajes principales.

A partir de aquí se irán desglosando diversas tramas secundarias de muy diversa índole. El oscuro pasado de una dama de la alta sociedad, el amor de una joven pareja, la lucha por sobrevivir de un muchacho de la calle, la codicia de un usurero, la crueldad de un abogado o el deseo de una joven de conocer quiénes fueron sus verdaderos padres son algunas de las historias que se van entrelazando con maestría. Todos los personajes están relacionados entre sí de un modo u otro, aún cuando son de muy diversa condición y fortuna, y poco a poco sus destinos se alejan o estrechan los unos hacia los otros.

Se trata de una serie tremendamente interesante por todas las incógnitas que va manteniendo a lo largo de la misma, pero que en ningún momento se hace pesada, alternando el drama y la intriga, pero también los momentos alegres. Es muy amena y está muy bien filmada, con unas fantásticas recreaciones de escenarios y una gran fotografía, desde la alegre campiña inglesa hasta los barrios marginales. Por supuesto el vestuario y la decoración de las estancias han sido también muy cuidados lo que hace que la serie sea aún más deliciosa de ver.

Finalmente, pero no por ello menos importante, estamos ante todo ante unas fabulosas interpretaciones. Desde los actores más jóvenes a los más maduros, todos hacen un gran trabajo recreando esta historia de amor, drama y suspense creando un resultado fascinante.