viernes, 20 de octubre de 2017

Colección de Essence para Halloween: Bootiful Nights.

Essence planea sacar al mercado una colección especial para Halloween, como ya ha hecho otros años. Lo cierto es que todavía no la he visto en tiendas, pero sigo a la espera.

La Colección Bootiful Nights se compone de los siguientes productos:


Paleta de sombras en blanco perlado, negro y gris plata.



Labiales mate en formato líquido en tres tonos y lápices dúo que se pueden aplicar tanto en los labios como en los ojos en negro y berenjena.



Set de contorno en blanco y negro (probablemente pensado para un maquillaje especial para Halloween).



Pestañas postizas decoradas con pequeños diamantes.



Esponjas de maquillaje y polvos en una caja especial.



Esmaltes de uñas en tres tonos además de un un esmalte especial para hacer brillar tus uñas en la oscuridad.



Colección de pegatinas para las uñas inspiradas en Halloween (mi favorito de toda la colección).


Pequeño descanso.

Al final no pudo ser y suspendí el último examen de las opos. Ahora mismo me estoy tomando un descanso, necesito un período de desconexión. No significa que deje de lado el blog. Lo seguiré actualizando (tengo muchas ideas nuevas apuntadas), tan sólo es que no voy a estar tan pendiente de él durante unas semanas.

Voy a comenzar a ver American Horror Story Coven, a ver si aprendo algo de vudú, que para el tribunal del año que viene me será muy útil 😈.

Gracias por vuestra paciencia, abrazos y calabazas para todos.


jueves, 19 de octubre de 2017

Mis creaciones: proyecto capita gótica.

Hacía tiempo que le daba vueltas a la idea de hacerme una capa corta. No tanto con el objeto de ser una prenda de abrigo sino meramente decorativa.


Después de consultar varios tutoriales en internet, seguí los pasos generales de uno muy sencillo. Está destinado a hacer una capa para un disfraz de niño, pero a efectos prácticos el procedimiento es el mismo. Os dejo el tutorial para que os hagáis una idea.


1 - Hacer la forma básica: A la hora de tomar la medida para hacer la capa, como se indica en el vídeo, yo medí desde mi hombro hasta la altura a la que quería que llegara la capa. En mi caso, quería además aprovechar diversos retales de tela y evitar comprar cualquier cosa a la hora de hacer la capa. Así que también me adapté a la tela que tenía disponible y la hice algo más corta. La medida que tomé fueron 31 cm, y queda una capita que cubre un poco por encima del codo.

Tracé dos semicírculos en la tela con jaboncillo. En mi caso utilicé terciopelo negro. El círculo más pequeño es para el cuello. Lo tracé un poco a ojo, creo que la medida fue de 7 cm.



Luego fijé la tela con alfileres para que al cortarla quedara pareja.


Y ésta sería la forma en la que queda la capa tras haberla cortado. 





2 - Coser dobladillos y decorar: Como veis, hacer la forma básica es muy sencillo. Si queréis complicaros muy poco lo único que debéis hacer luego es coserle el dobladillo y añadir un lazo para atarla. Pero también podéis añadirle pasamanería y encaje para decorarla (que es lo que yo hice).


Le cosí el dobalidllo y a continuación le añadí una pieza de encaje por toda la parte baja, y una tira más fina de otro tipo de encaje en la parte del cuello.





Para finalizar, le cosí un lazo ancho para poder atarla, y le añadí dos botones de metal para decorar.

Libros: El amante de Lady Chatterley - D. H. Lawrence.

Título: El amante de Lady Chatterley.
Autor: D. H. Lawrence.
Año: 1928.
Género: drama, romance, erótico.
Valoración: 7/10.


Connie es una mujer joven, cultivada y de pensamiento liberal que se ha casando con el prometedor heredero de los Chatterley, convirtiéndose en la nueva Lady Chatterley. Su vida da un vuelco cuando su marido regresa parapléjico de la I Guerra Mundial. Poco a poco ,se va fraguando el distanciamiento emocional de la pareja, reforzado por el distanciamiento físico. Ante la perspectiva de quedar relegada a un mero adorno en la vida de su marido, y ante su frustración tanto emocional como sexual, encuentra consuelo en el guardabosques de su marido, Oliver Mellors, un hombre de clase obrera, con el cual mantiene una aventura.

Si por algo es conocida esta novela es por su contenido sexual explícito, que para la época, resultó verdaderamente escandaloso. Ello hizo que fuera prohibida su publicación en Inglaterra hasta 1960, lo cual no impidió que el libro pudiera encontrarse en una suerte de "mercado negro" literario.

Con todo, decir que El amante de Lady Chatterley es una novela erótica más sería simplificarlo todo mucho. Sí, tiene un alto contenido erótico y muy explícito (cuidado, no pornográfico), y en efecto el sexo tiene un papel importante a lo largo de la novela. Pero no se trata de hablar de sexo únicamente por hacerse notar, sino que es el vehículo a través de cual el autor trata otros temas fundamentales.

El libro contiene una crítica profunda de la sociedad de la época, todavía anclada en esa vieja sociedad de clases. Critica la superficialidad de las clases más ricas, pero también el conformismo de las clases obreras. Y lo que las une es el papel secundario que se otorga a la mujer. Pero muy particularmente la relación de la mujer con el sexo. Estamos en una época en la que se tiene asumido que los hombres tienen necesidades sexuales, y por tanto queda justificado que tengan amantes, pero considerar que una mujer también la tiene resulta totalmente inmoral.

A través de los ojos de Connie, la protagonista, sentimos el hastío que rodea su vida, la fría y anodina relación con su marido y la emoción de sus encuentros con Mellors, que vive como una aventura. Resulta un interesante análisis de la psicología femenina desde diversas perspectivas, incluida la sexual, en una época en la que se consideraba a la mujer como un mero "objeto decorativo" en las relaciones sociales, y siempre se la contemplaba desde una perspectiva muy superficial.

Así, El amante de Lady Chatterley va más allá del simple apelativo de "novela erótica", aunque sea precisamente por lo que más se la conoce, y realiza un crítico y mordaz retrato de la sociedad inglesa de la posguerra mundial.

domingo, 15 de octubre de 2017

Mis creaciones: transformando una chaqueta de terciopelo en una torerita (de nuevo).

Dicen que si tienes algo en el armario que hace más de dos años que no te pones, debes regalarlo, darlo a beneficencia o reciclarlo. Me estoy tomando esa máxima bastante en serio y estoy tratando de dar utilidad a todas esas prendas  que van pasando, año tras año, del armario a la bolsa, de la bolsa al armario, sin darles uso.

Tenía esta chaqueta que pertenecía a un antiguo traje (no recuerdo si de falda o pantalón), pero lo cierto es que hacía años que no la usaba. Demasiado formal para diario, y a la vez demasiado anodina para mi estilo.


Decidí transformarla en una torerita que, en cambio, en una prenda que uso muchísimo con los vestidos (que es lo que llevo el 90% del tiempo). Lo primero que hice fue tomar la medida con unos alfileres del largo al que quería que quedara.



A continuación recorté la tela sobrante.



Seguidamente, fijé con unos alfileres el terciopelo y el forro para que no se descuadraran al coser el bajo en la máquina.



Procedí a coser el dobladillo (aunque no le hice un dobladillo como tal porque la tela es gruesa y luego pensaba cubrir el borde con pasamanería).



Cuando terminé de coserlo, pensé que el resultado final se parecía demasiado a otra torerita de terciopelo que tengo. Además, quería deshacerme de la parte del botón y el ojal. Así que procedí a doblar los laterales, los fijé con alfileres y a continuación lo recorté.


Al igual que antes, cosí el bajo con la máquina de coser.


Lo último fue decorar la chaqueta. Primero le añadí una tira de pasamanería en todo el borde, y así de paso tapar la costura. En último lugar le añadí un cierre, también de pasamanería, que hace mucho que había comprado y que estaba deseando utilizar con algo.




Mi primera compra en el Costurero Real.

Conocí a El costurero real por su trabajo en el mundo de cosplay, y tuve la suerte de conocerlos en un Animacomic hace unos años, en el cual les compré un par de complementos. Por una amiga descubrí que tienen una tienda en Etsy donde venden también ropa y otros complementos muy ponibles.

Me enamoré de este pasador de polilla de la muerte hecho en cuero vegano. Se coloca con un pasador metálico en color bronce que lo atraviesa de lado a lado. El pasador en sí cuesta 10€ y el envío son 5€.


Tras realizar la compra, efectuaron el envío dos días después y me llegó en menos de una semana. El producto llegó muy bien envuelto en su sobre con papel de burbuja y con una bonita presentación.




En cuanto al broche en sí, es tal como se ve en la web. El acabado es muy bonito y los materiales se nota que son de calidad. Una de las cosas que más me gusta es que no pesa nada y es muy fácil de colocar. Yo tengo el pelo fino y me viene muy bien ya que me sujeta muy bien el pelo y a la vez es un bonito elemento decorativo.



La única pega que le pongo es que pienso que el acabado por detrás podía haber sido un poco mejor ya que el borde está repasado con rotulador.


Reseña TV: Channel Zero: Candle Cove.

Título: Channel Zero: Candle Cove.
Género: terror, suspense, misterio.
Capítulos: 6 capítulos de 45 minutos.
Año: 2016.
Valoración: 6/10.


La idea de Channel Zero es desarrollar los mitos contenidos en algunos de los Creepypastas más famosos y convertirlos en una serie. Admito que no conozco mucho de mundo del Creepypasta, pero la idea de una nueva serie de terror me pareció interesante.

Esta primera temporada se centra en la leyenda de la existencia de una serie de televisión un tanto macabra que únicamente los niños eran capaces de ver, y que parecía inducirles a cometer actos terribles. La historia gira en torno a Mike, cuyo hermano gemelo desapareció cuando eran pequeños, en la década de los 80, junto a otros niños del pueblo que luego fueron encontrados muertos, pero jamás llegó a saberse el autor de los asesinatos. El elemento común a todos ellos es que sus cadáveres aparecían siempre sin dientes.

Por una serie de circunstancias, Mike decide volver al pueblo del que huyó años atrás y resolver las desapariciones y el misterio en torno a su hermano, cuyo cuerpo jamás fue encontrado. Se entrelazan así dos líneas temporales: la del Mike niño y su infancia, y la del Mike adulto en el intento de resolver el misterio.

La trama de suspense se mezcla con elementos sobrenaturales. Y si bien ambos se combinan bastante bien, la serie va decayendo capítulo a capítulo para llegar a un final en el que prácticamente no se da explicación alguna. Y la única que se da es bastante decepcionante y tampoco aclara gran cosa. Es una pena porque la historia comienza de una manera muy interesante e inquietante.

El otro elemento que para mi flojeó fueron los actores. Algunos deambulan entre personajes un tanto cliché, y otros sencillamente te dan la sensación de tener una capacidad interpretativa un poco limitada.

Lo mejor es precisamente Candle Cove, la serie que los niños veían. El diseño de las marionetas es entre inocente y desagradable, con esa atmósfera profundamente inquietante. E igualmente cabe resaltar el del personaje sobrenatural cuyo destino aparece ligado a la misteriosa serie.

En resumen, Channel Zero: Candle Cove es una serie que se deja ver, pero que pese a lo interesante de la trama inicial, está todo muy desaprovechado. Los personajes son, en general, del montón; y aunque la trama sobrenatural está muy bien, no compensa lo demás.